El Blog de María

movimiento dolka

DFA

ImagenEl DFA (

Duggan French Approach​)es un método para  reconocer y modificar los patrones somáticos de tensión que hemos convertido en hábito, y limitan tu expresión y tu libertad de respuesta. Explorando la forma como has ido organizado tu cuerpo a través de la experiencia de la vida, descubres su relación con tus emociones y sistemas de creencias de manera que puedas experimentar y elegir nuevas posibilidades 
A través del contacto físico y de suaves manipulaciones el practicante DFA transmite a todo tu cuerpo movimientos que  proporcionan un profundo descanso a la vez que permiten sentir la libertad del espacio interior y la enorme cantidad de soporte que recibimos del suelo. Tomando conciencia de esta experiencia te acompaña en el hermoso proceso en que vas logrando  más libertad y plenitud.
El DFA nos permite:

  • Corregir la postura, un cuerpo más flexible.
  • Integrar cuerpo y mente.
  • Reducir el estrés, el dolor físico y emocional.
  • Recuperar la movilidad perdida y encontrar apoyo en el cuerpo.
  • Más energía y vitalidad.
  • Caminar con fluidez.
  • Gozar de la libertad del movimiento.
  • Conseguir más confianza y seguridad.
  • Soltar la historia de impresiones negativas del pasado y sistemas de creencias restrictivas.
  • Utilizar el cuerpo de una manera saludable y armoniosa, tanto emocional como físicamente. 

El cuerpo humano vive en movimiento continuo. Incluso en reposo o cuando está durmiendo, nunca está totalmente quieto. Siempre hay el flujo de la respiración, los latidos del corazón y las infinitas contracciones y expansiones de los sistemas internos de los que depende la vida. El sistema nervioso controla los entornos internos y externos y los músculos obedecen a órdenes dirigidas a mantener la existencia y satisfacer las necesidades. Esta actividad sucede en el nivel más profundo, sin que nos demos cuenta, fuera de nuestra voluntad consciente. Regula continuamente el equilibrio en las acciones rutinarias, la temperatura corporal, la circulación de la sangre y una compleja cadena de funciones químicas mediante las cuales sobrevivimos. Las necesidades internas, vinculadas a pensamientos y sentimientos, en un nivel consciente nos incitan a actuar e, independientemente de si nos movemos por reflejo o voluntariamente, lo reconocemos como algo conseguido por «nosotros». A través de estas acciones nos conocemos como individuos. Se ha dicho que la «conciencia vive en el movimiento». ​


Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable MARÍA GARCÍA RUIZ.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  SITEGROUND.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver detalles...
Privacidad