El Blog de María

movimiento dolka

El placer de estirarse

Imagen

Un buen estiramiento lumbar junto con un bostezo!El placer de recuperar la elasticidad muscular.

Admiro a los gatos por su capacidad de estirarse, por esa musculatura blanda, aunque no por ello débil sino todo lo contrario, pueden usarla en su máximo potencial. Ellos no necesitan tomar clases porque están conectados con su cuerpo de forma sencilla y natural. No tienen los cuerpos contraídos y tensos como la mayor parte de los seres humanos, tan sólo una práctica diaria e instintiva les mantiene en una elasticidad digna de ser observada. Los humanos necesitamos estirarnos en unas condiciones especiales porque nuestros cuerpos están muy comprimidos y con cúmulos de tensiones durante largo tiempo.

Durante muchos años hemos ido creando compensaciones para evitar las molestias de sentir el dolor y/o la tensión. Y la compensación es la manera que usamos todos para dejar de sentir ese dolor o malestar. Pero tiene unas consecuencias, al aplacar el dolor, dejamos de sentir y de mover la zona (acaba convirtiéndose en artrosis!) y por otro lado hacemos trabajar a otros músculos en lugar del que tendría que trabajar. De esta manera creamos otro tipo de tensiones, a más a más, pues la tensión inicial sigue permaneciendo detrás de la compensación. Y no le damos la opción al cuerpo de poder recuperar antiguas lesiones y las tensiones van ocupando cada vez más espacio en nuestro cuerpo.

Lo que más se afecta es la «cadena muscular». Que es solidaria, como una gran familia muscular que trabaja en equipo. Envuelta por la fascia que transmite toda la información (no sólo corporal) de un lado a otro.

Tenemos un gran poder de recuperación, tenemos que escucharnos y darnos lo que realmente necesitamos. La mayoría de personas que han acudido a mis clases han mejorado su calidad de movimiento, respiración, y en definitiva, de vida.

Os animo a practicarlas!

CURIOSIDAD: en cuanto a los gatos y sobre la frecuencia del ronroneo. Este sonidito emitido por ellos, lo usan tanto para expresar la alegría como para ayudarse a curar más rápidamente. Cierto es, que ya hay estudios, donde ellos se demuestra que ellos no padecen de artrosis, artritis, reumatismos… La vibración del ronroneo mantiene en movimiento las articulaciones. Y que si el ronroneo está cerca de ti, mejora tu densidad ósea, pues el ultrasonido penetra objetos solidos.

El tipo de frecuencias que es encontrado en el ronroneo del gato es bueno para la curación del músculo, el tendón, y las heridas de los ligamentos, también como para el fortalecimiento y la tonicidad muscular.  Son buenas para cualquier tipo de herida de las coyunturas, curación de heridas, reducción de la infección y la hinchazón, alivio del dolor, y alivio de la enfermedad crónica pulmonar.» Elizabeth Von Muggenthaler, investigadora cientifica . Para saber más podéis leer este articulo: Aquí

María G.R.


ImagenImagen

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable MARÍA GARCÍA RUIZ.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  SITEGROUND.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver detalles...
Privacidad